Fundamentación

El comportamiento de los hechos demográficos se encuentra en permanente interacción con el proceso de cambio económico y social. Los factores económicos, sociales, culturales y políticos, entre otros, son determinantes de los niveles y las tendencias de la fecundidad, de la mortalidad y de los movimientos migratorios. A su vez, los mismos se vinculan, en plazos de tiempo variables, a las transformaciones en el tamaño, de la tasa de crecimiento, de la composición por sexo y edad y de la distribución geográfica de la población. Estos factores contribuyen a delinear las necesidades actuales y futuras en distintos ámbitos, tales como educación, vivienda, salud, desarrollo urbano y rural, empleo y disponibilidad de mano de obra.

En los últimos años se han producido importantes avances teórico-conceptuales y metodológicos en el campo de los estudios de población, avances que incluyen una mayor complejidad y refinamiento en los enfoques, las metodologías y técnicas de investigación sociodemográfica. Como corolario de esta situación se asiste, por una parte, a un creciente aumento en la producción de datos sociodemográficos y,  por la otra, a una expansión del interés por vincular la investigación demográfica con las condiciones de vida de la población.

El estudio de los temas demográficos tiene en nuestro país una especial importancia por la singularidad que ha caracterizado la evolución de la población en el tiempo: un descenso temprano de la fecundidad y la mortalidad, una fuerte incidencia histórica de la población extranjera y un acelerado proceso de movilidad y concentración territorial, factores que fueron acompañados por un crecimiento económico desigual, cuyas consecuencias reflejan profundos desequilibrios regionales y brechas sociales y demográficas entre los diferentes grupos poblacionales.

En cuanto a la enseñanza universitaria en demografía a nivel de posgrado, América Latina muestra antecedentes que se remontan a la década de 1950, con la creación del Centro Latinoamericano de Demografía (CELADE) en Chile. Posteriormente se crearon numerosos programas de posgrado en población, fundamentalmente en México y en Brasil entre los centros más destacados.

En nuestro país, cabe a la Universidad Nacional de Luján la iniciativa pionera, en 1986, de haber puesto en marcha y sostener hasta la actualidad el primer programa académico de posgrado de la disciplina, la Maestría en Demografía Social. Este programa está por cumplir tres décadas de trayectoria, y en el año 2016 se iniciará la cursada de su decimosexta cohorte de alumnos. La carrera ha sido acreditada y categorizada por los organismos correspondientes desde el año 1995. La continuidad del programa se apoya en la fortaleza de sus recursos docentes, en los proyectos de investigación y en las infraestructuras informática y bibliográfica. Además de la existencia de una biblioteca propia, los docentes y alumnos de la Carrera, por convenio, tienen acceso a la Bilbioteca y las bases bibliográficas del Centro de Estudios de Población (CENEP).

A partir de 1999 se inicia la opción de la Especialización en Demografía Social,  que comparte el mismo plan  de la carrera de Maestría en los tres primeros semestres, y a cuyo término se accede al título de Especialista con la aprobación de un Trabajo Final Integrador.